Sopa de tomillo y ajo con copos de avena

¿Recordáis la sopa de toda la vida que permite aprovechar el pan seco? Pues aquí tenéis una alternativa más saludable, sustituyendo el pan por avena y añadiéndole un ajo (al gusto, a mí me gusta así).

Es una sopa ideal para otoño/invierno cuando empieza el frío, es súper digestiva y tonifica. Un clásico que nos aporta energía en esas épocas en las que cogemos un catarro día sí día también.

Ingredientes de la sopa de tomillo

  • 1,5 litros de agua
  • 3-5 cucharadas soperas de tomillo seco o 2 ramitas frescas
  • 4 ajos
  • Sal baja en yodo
  • 1 cucharada soper a de aceite de oliva extra virgen
  • 2 cucharadas soperas de copos de avena

Preparación de la sopa de tomillo

  1. Doramos cuatro ajos con cáscara en la cazuela y cuando empiezan a coger color, ponemos 1,5l de agua. Los ajos son opcionales, esto ya lo dejo al gusto de cada una.
  2. Cuando el agua hierva añadimos las ramitas de tomillo o las cucharadas soperas de tomillo seco, lo que hayamos elegido. Añadimos también la sal baja en yodo al gusto.
  3. Dejemos que la sopa haga chup-chup 10 minutos
  4. Tradicionalmente se pone una rebanada de pan en cada plato hondo y se vierte la sopa de tomillo y ajo por encima, unas gotitas de aceite y se deja cuajar un huevo. En nuestro caso, hacemos lo mismo sin el huevo y con los copos de avena. ¿Que queremos un huevo? Ya sabéis cómo hacerlo 🙂

Deja un comentario