¿Existe una dieta mágica? Sí, la alimentación saludable

0
4348

Cuando está a punto de comenzar el verano, aparecen mil y una fórmulas y dietas mágicas para conseguir reducir los kilos de más. La más saludable es comer conscientemente. Os ofrecemos una propuesta de comidas.

Para empezar, revise la despensa. La quinoa, las legumbres, las algas, las semillas, las especias, la fruta y las verduras de temporada no pueden faltar. Ni tampoco las infusiones. “Tomad tanto a media mañana como por la tarde, que sean digestivas, que lleven cardo mariano, diente de león o boldo, que ayudan al hígado y hacen quemar grasas”, explica el dietista-nutricionista Marc Vergés. Las infusiones con hinojo también hacen quemar grasas porque activan la tiroides.

recetas-fitness

La dieta vegetariana

Una dieta vegetariana puede ayudar a reducir los kilos de más. El dietista-nutricionista aconseja platos con proteínas completas, que tienen todos los aminoácidos esenciales que necesita el organismo. ¿Cuáles? Hummus (garbanzos con sésamo y aceite de oliva) o platos de cereales y legumbres y algas.

La combinación para lograr la llamada proteína completa es tres partes de cereal, por una de legumbre y algas. Estas últimas completan los aminoácidos y, además, si son saladas activan la tiroides; por lo tanto van bien para aumentar el metabolismo y la capacidad de quemar grasas.

¿Qué frutas comer si estamos haciendo dieta?

A la hora de comer fruta, recomienda que sea fuera o antes de las comidas, para que así no interfiere en la digestión de los platos que se comen. Si se quiere para después de la comida o de la cena, la sugerencia es que sea cocinada. Cocinada puede significar sencillamente salteada unos minutos en la sartén. El caso es que la fruta, fría, debilita, por eso es mejor cocinarla, aunque sea salteada, o bien añadir por encima jengibre o canela. Si la comida tenía proteína animal, la pera y la manzana se pueden comer al final, frías, para que no intervienen en la digestión.

Hay que recuperar las ensaladas con hojas de temporada. La escarola, las espinacas crudos (hablamos de ellos en la dieta cruda o raw diet), la endibia, la rúcula, son hojas fáciles de digerir, que van bien para el hígado por el punto amargo que tienen. Si se añaden nuevos y manzana y pera, obtenemos una ensalada completa.

¿Qué comer durante la cena si estamos haciendo dieta?

Para la cena, es el momento de las cremas de verduras y de las hamburguesas vegetales, que se pueden preparar en casa de forma sencilla. Yo hago con arroz o mijo, y añado las verduras que tenga a su alcance, como cebolla, puerro o calabacín. Lo trituro todo sólo un poco, porque debe quedar grueso, no como un puré, y el junto con harina de garbanzos y especias, como ajo y perejil, orégano o tomillo.

Hay que recuperar las especies, porque hacen que la comida no sea insípido tiempo tienen propiedades beneficiosas. El romero va bien para el hígado; el tomillo, para el sistema respiratorio; el clavo y la pimienta activan los jugos gástricos.

Influencia del intestino en el estado de ánimo

Por otra parte el intestino es como el segundo cerebro, por eso si no lo cuidamos podemos estar bajos de ánimos, tener dolores de cabeza o contracturas. Así pues, después de una temporada de pocos miramientos, toca prestar atención.

Se propone comenzar el día, a la hora del desayuno, con un zumo de pomelo con limón combinado con cereales sin gluten, que es más fácil de digerir para todos, sea intolerante o no. Uno de los cereales recomendados es el mijo.

Los bocadillos también son una buena opción, pero de pan sin gluten y combinados con paté de shiitake, pavo o aguacate con olivada. Sobre todo, para una alimentación sin grasas y desintoxicante, evite el cerdo (morcilla, látigo, jamón, etc.) o derivados de la vaca (quesos, Actimel, Cacaolat).

Qué comer a media mañana o media tarde

A media mañana y media tarde (merienda), opta por infusiones, como la infusión de anís verde, hinojo, comino, jengibre con una pequeña cantidad orejones, pasas o dátiles o una fruta como la pera o un pomelo.

Antes de las comidas es importante beber agua con zumo de medio limón o un jugo de limón mezclado con kudzu, ideal para los intestinos sensibles.

Para cenar, aconsejo evitar la carne, el pan y la pasta. Son ideales las cremas de verdura de apio, cebolla, perejil y col con zumo de medio limón, y, en vez de pasta, sémola de tapioca.

Dejar respuesta