Antioxidantes, ¿qué son y para qué sirven?

6
2364

Los antioxidantes son moléculas capaces de retrasar o prevenir la oxidación de otras moléculas del organismo. Factores diarios como la contaminación, el humo del tabaco, el estrés o una alimentación no saludable pueden ocasionar algún tipo de cáncer, enfermedades vasculares, Alzheimer o el envejecimiento prematuro de las células del organismo. Los antioxidantes se encargan de contrarrestar el daño que causan a las células estos factores. ¿Donde podemos encontrar esos antioxidantes?

Los radicales libres

Los radicales libres son átomos o grupos de átomos que se producen de manera natural en nuestro organismo para luchar contra bacterias y virus. Se liberan cuando el alimento se metaboliza para producir energía en las células, pero también pueden provenir del ambiente.

Dado que en su composición contienen un electrón no aparejado, buscan “robar” un electrón a otro átomo. Cuando esto sucede, el átomo que pierde su electrón pasa a convertirse también en un radical libre, generando una reacción en cadena que daña las células y produciendo el envejecimiento y la generación de ciertas enfermedades.

Para evitar que los radicales libres roben estos electrones es necesaria la aportación al organismo de los antioxidantes.

¿Qué alimentos son antioxidantes?

Los alimentos que contienen más propiedades antioxidantes son las frutas y las verduras aunque también podemos encontrarlos en los cereales, aceites, a las legumbres o el pescado. Los antioxidantes presentes en cada uno de ellos son específicos y ayudan a prevenir sobre diferentes tipos de radicales libres.

Encontramos antioxidantes en forma de vitamina, como por ejemplo la vitamina A, frutas y verduras de color naranja, rojo o amarillo (también en el pescado o los huevos).

Vitaminas C, E, Beta Caroteno y minerales (selenio, zinc, manganeso y cobre) contribuyen a evitar la aceleración del envejecimiento y previenen el desarrollo de enfermedades producidas por la oxidación. Se pueden encontrar en alimentos como la zanahoria, tomate, melón, espinacas, espárragos, brócoli, moras, pimiento verde, kiwi, limón, fresas, coliflor, col de Bruselas, naranja, carne, pescado, cereales integrales, productos lácteos , té (principalmente el té verde) y al vino.

Dejar respuesta